esen
: 4 + 2 =
Historias de Vida

Historias de Vida (13)

Historias de vida de estudiantes SAT

Historia de Vida Ana Maria Jaramillo

Soy Ana María Jaramillo, estudiante SAT de CLEI 4 en Barrancabermeja, tengo 43 años, nací en Amalfi (Antioquia),  donde viví hasta  mis 19 años, viajé a Tauramena (Casanare) con una tía con la cual viví  un año.  Fue allí donde conocí al padre de mis dos hijas mayores, con el cual me trasladé hacia  Barrancabermeja.  Durante tres años viví en esta ciudad, nos fuimos por cuestión  de trabajo a San Pablo (sur de Bolívar) donde después de vivir un año nos tocó salir huyendo de la violencia y retornar nuevamente a Barranca donde mi  esposo fue asesinado posteriormente quedando viuda a los 24 años, para mí fue un tiempo muy difícil  porque no tenía empleo, estaba lejos de mi familia y con dos hijas  por sacar adelante.

Después de un tiempo volví a rehacer mi vida en una nueva relación quedando embarazada de mi tercera hija la cual no se pudo continuar y me separé.  Con esto vinieron tiempos difíciles ya que volví a quedar sola con mis tres hijas, pero Dios es grande  y me ayudó a salir adelante con mis  hermosas  hijas.   Trabajé muy duro para sacarlas adelante y darles lo mejor. Al cabo de un tiempo me enfermé muchísimo tanto que ya los médicos no me daban esperanza de vida, esto fue durante casi un año, conocí a un señor que siempre que pasaba por mi casa se acercaba y me leía el evangelio, pero yo incrédula le respondía que eso para cuando estuviera para morirme pensando yo que lo iba a hacer en mi vejez.

Recaí en mi enfermedad al ver esto empecé a asistir a una iglesia y me aferré muchísimo a Dios, fue allí donde Dios hizo su obra en mi cuerpo y me sanó. No necesite de más medicamentos, ni volví a padecer esos dolores que me hacían sentir tan mal. Inicié nuevamente ya con la salud en mi cuerpo y la fe y esperanza de mi corazón puesta en mi Padre celestial, retomé entonces mi trabajo en oficios varios y todo fue volviendo a una normalidad en nuestras vidas.

Hace 8 años ocurrió algo inesperado en nuestras vidas un hombre sin sentimientos y de mal corazón le causó la muerte a mi segunda hija que tenía en ese entonces 14 años, fue un suceso muy doloroso que nos causó la destrucción de mi familia y mi hogar.  Hasta ahora no hemos podido superar esta pérdida, seguimos viviendo en Barrancabermeja, saliendo adelante viviendo el día a día con entusiasmo y dedicada a mis estudios gracias a la Gestora de Red Unidos que me contactó el año anterior con la señora Martha Calderón de la Fundación ICPROC para poder continuar con mis estudios ya que era uno de los sueños que siempre había anhelado. Actualmente me encuentro realizando el grado 8/9 CLEI 4  en la Comuna 1, Le doy gracias a Dios primeramente y después a la Fundación Instituto Cristiano de Promoción Campesina por haberme dado la oportunidad de estudiar y realizar mi sueño, aunque no ha sido nada fácil sé que mi esfuerzo lo veré cristalizado cuando reciba mi cartón de bachiller y pueda acceder a un puesto para estudiar Modistería o diseño textil en el SENA para así poder trabajar de forma independiente en mi propia empresa.  

 

 

Historia de Vida Jesús Zambrano

El señor Jesús Zambrano Martínez de 70 años de edad es un estudiante ICPROC, vive en la vereda Ciénaga del Opón, de muy bajos recursos, vive solo, se levanta todos los domingos a las 3 de la mañana a hacer el desayuno y almuerzo para estar listo para sus estudios ya que tiene que esperar a que la canoa lo recoja a un trayecto de 20 minutos de la institución.

Es un estudiante muy comprometido ya que en su niñez no tuvo la oportunidad de estudiar y quiere culminar sus estudios, está cursando Ciclo 2 con mucho esfuerzo y lucha cada clase para aprender a leer y escribir, se le dificulta un poco debido que tiene poca visión, aun así, es uno de los estudiantes más comprometido porque él valora la importancia de aprender y quiere aprovechar el tiempo al máximo.

Está muy agradecido con la Fundación ICPROC que le brindó la oportunidad para terminar sus estudios, su mayor propósito es graduarse con sus compañeros que son menores que él, debido a su edad su aprendizaje es más lento y debe tener mucho acompañamiento, pero es uno de los mejores de su grupo. Comenzó desde cero a conocer colores, números, letras, palabras, es un ejemplo a seguir de sus compañeros, a don Jesús no le importa su edad, su propósito es avanzar y terminar con honores y que como Institución lo apoyemos hasta lograr su objetivo el cual es terminar su bachiller no importa lo que se tarde.

Sus palabras de agradecimiento son: “Gracias ICPROC por pensar en nosotros los campesinos por apoyar nuestros sueños y que nunca es tarde para aprender y que cada día hay que luchar por lo que se quiere”.

 

 

 

Historia de Vida Yurenis Padilla

Yurenis Padilla Mejía es una mujer dedicada a su familia y a sus estudios, estudiante de CLEI 3 del corregimiento de Vijagual en Puerto Wilches y madre de cinco (5) hijos. Ha tenido que superar el maltrato de su pareja de la cual se separó, ver ella sola por sus cuatro hijos mayores trabajando en lo que se le de oportunidad para sacarlos adelante. Es un ejemplo de superación y responsabilidad, encaminada al buen servicio y con la proyección de brindarle a sus hijos la mejor formación en valores y amor.

A pesar de tan duro trabajo, su sacrificio más grande es aprender, para instruir y ayudar a sus hijos; por eso, ella tomó la decisión de estudiar en la Fundación ICPROC, ya que le brinda la oportunidad y la facilidad de estudiar para capacitarse y poder aspirar a un mejor empleo.

Solo tiene agradecimiento hacia la Fundación ICPROC y hacia su Docente tutor Leiner Díaz.  A pesar de que ha tenido momentos donde la tristeza invade su corazón se refugia en sus hijos llenos de vida y salud y en sus compañeros de estudio que la hacen sentir que la vida es bonita. Se recarga de energía y del amor de Dios para seguir luchando y alcanzar su gran sueño de graduarse como bachiller en la Fundación ICPROC.

 

 

 

Historia de Vida Brayan González

Él es un destacado estudiante de 17 años de edad hijo de dos aguerridos campesinos Edgar González y Marly Ortiz oriundos de nuestra hermosa tierra chucureña, quienes motivados por la profesora Eulalia Caballero Celis decidieron matricular a su hijo en la Fundación ICPROC y hoy día cursa CLEI 5 y 6.

Reside en la vereda El Ceibal ubicada en la zona rural del municipio de San Vicente de Chucurí, a dos horas del casco urbano, este Joven estudiante se encuentra desde el año 2017 vinculado al sistema de formación SAT, desde entonces se encuentra desarrollando un muy rentable proyecto pedagógico productivo con gallinas ponedoras que decidió iniciar con el apoyo de su familia gracias a la instrucción recibida desde las tutorías.

Brayan mediante la ejecución de este proyecto pedagógico ha fortalecido la economía familiar, al mantener este proyecto como empresa familiar que sus 89 gallinitas diariamente ponen de 87 u 88 huevos para ser cada ocho días comercializados en las diferentes tiendas de la vereda. Un día en el campo inicia muy temprano desde las 4 de la mañana con el canto del gallo, desde esa hora Brayan se dispone a cumplir con sus compromisos alternando el cuidado del grupo de gallinas ponedoras quienes se les debe proporcionar alimentación 2 veces al día y la limpieza de corrales cada 3 días.

Brayan desea administrar la finca de sus padres aplicando los conocimientos adquiridos durante su proceso de formación, además aspira llevar a cabo su formación superior, por ello trabaja con esmero académico para alcanzar su título bachiller que gracias a la Fundación ICPROC lo podrá obtener este año.

 

 

Historia de Vida Martha Ortiz

Mi nombre es Martha Janeth Ortiz Jaimes, estudiante de ciclo 4 del centro Esparta, de la Fundación ICPROC. Tengo 36 años soy del municipio de Santa Bárbara, Santander. Realmente campesina de sepa. Mi padre Ramón Ortiz Villabona también fue un campesino muy honrado y mi madre sí todavía está viva, se llama Florelba Jaimes Cuadro. Nací en el seno de una familia conformada por 9 personas: 7 hermanos y mis dos padres.

Cuando tenía 23 años conforme una familia: mi esposo, cuatro hijos (tres mujeres y un varón).  Siempre hemos sido campesinos, arraigados en el campo, viviendo principalmente del cultivo de Mora de Castilla, sustento de toda la familia. La Mora de Castilla no es un proceso tan fácil como se ve, hay que sembrarla, podarla, desyerbarla, recolectarla y luego bajarla a 45 minutos en mula al pueblo para que la recoja el carro, de ahí llevarla a CENTROABASTOS de Bucaramanga.

Me siento orgullosa porque nuevamente estoy empezado a estudiar, gracias a la Fundación ICPROC que ha llegado a nuestro municipio dando la oportunidad a muchos adultos como yo, de seguir con el estudio de bachillerato para tener mejores oportunidades de vida. 

Estoy haciendo un sacrificio muy grande por participar puntualmente a las tutorías, porque creo que con la ayuda de Dios siempre van a venir muchas oportunidades para lograr mis metas y mejorar las condiciones de vida tanto mías como las de mi familia.

Para ir a las tutorías me levanto a las 3:45 de la mañana, hago el desayuno para todos, preparo el almuerzo porque me toca traer lonche para los que estudiamos ese día, luego hago los oficios rutinarios lo más pronto que pueda (darle de comer a las truchas, los pollos, el cerdo y ordeñar la vaca). Después preparar a mis hijas que también están estudiando, para enviarlas un poquito más temprano.

Luego llega el momento de alistarme, arregló mi bebé, ya que me toca traerlo a la tutoría, y me voy a estudiar temprano porque mis clases inician a la 6:30 am.  A las 12:30 salimos a la hora del almuerzo y me encuentro con mis hijas y almorzamos todos, nuevamente inicio la clase a la 1:00 de la tarde hasta las 7:30 de la noche. Luego de ahí seguimos a la finca a una hora y cuarto de regreso a casa.

Finalmente doy gracias a Dios y al ICPROC por darme la oportunidad de poder estudiar y tener la opción de mejorar mi vida y la de mi familia. Desde este espacio y mi posición como campesina, madre de familia y persona mayor, les aconsejo a mis colegas estudiantes que aprovechen el tiempo y todas las oportunidades de prepararse, busquen ser siempre los mejores en lo que hacen, dando lo mejor de sí y esfuércense por ser mejores y vivir felices con lo que tienen y con lo que los rodean.

 

 

Historia de Vida Josué Valencia

JOSUÉ VALENCIA TEJADA, es un joven de 17 años que vive en el Kilómetro 8, una vereda del municipio de Puerto Wilches, actualmente se encuentra estudiando con la Fundación ICPROC cursando el CLEI 5 y 6 formándose como una persona íntegra para cumplir su sueño de graduarse como Bachiller en Bienestar Rural para luego continuar una carrera universitaria y poder ayudar a su mamá quien siempre le ha brindado su apoyo incondicional.

Josué cuenta que su motivación a continuar con sus estudios fue el infortunio del fallecimiento de su hermana, después de su partida, él cayó en la tristeza y el dolor de la pérdida de un ser querido, nada tenía sentido para él, y deseaba estar en su lugar, pues, ella era muy joven, tan solo tenía 15 años de edad. Con el pasar del tiempo los consejos de sus amigos y de sus seres queridos lo hicieron reflexionar de que estaba equivocado, que su vida debía continuar y seguir adelante con sus metas y sus proyectos, su hermana estudiaba en esta prestigiosa Fundación ICPROC, por eso decidió ingresar y terminar su bachillerato, para cumplir sus sueños y los sueños de su hermana.

Josué a pesar de su juventud es muy racional y tiene un grado de madurez que se considera un ejemplo de superación agradeciéndole a Dios y a la Fundación por ser su apoyo para construir su camino.

  

Historia de Vida Ceidy Arias

Ceidy Arias Hernández es una mujer de 28 años de edad que desde muy niña ha tenido que trabajar para conseguir su sustento, pues la vida para ella, en ninguna de sus etapas le ha sido fácil.

Su familia es muy extensa, conformada por nueve hermanos siendo ella la sexta. La vocación de sus padres es netamente agricultora de la comunidad de Turbay, en el municipio de Suratá, que con esfuerzo y limitaciones han buscado la forma de ofrecer lo mejor a sus hijos.

A lo largo de su formación primaria, Ceidy tuvo dificultades porque constantemente cambiaban de residencia, ya que no contaban con un terreno propio. Una vez terminada la primaria, no pudo seguir estudiando, pues sus hermanos mayores ya habían iniciado la secundaria y los recursos con que contaban no alcanzaban para dar educación a todos, por lo tanto, a ella la ocuparon de cuidar los hermanos menores y ayudar a hacer las tareas del hogar, también debía ayudar en algunas de las labores de la finca en los tiempos que le quedaban libres.

Un día como de costumbre su mamá salió al pueblo a comprar el mercado y se encontró con que la Fundación ICPROC estaba ofertando el Bachillerato SAT para asistir los fines de semana y, sin dudarlo la matriculó. Fue una alegría muy grande para Ceidy poder retomar su formación. Asistía de manera muy comprometida y cumplía con todos los trabajos asignados, de esta forma concluyó el primer año de bachiller.

Ceidy había hecho amigos y entre ellos, un muchacho, del cual se enamoró y se hicieron novios. Con el pasar de los días, quedó embarazada y se organizó con su novio. Por esta razón decidió abandonar sus estudios y a ocuparse de la familia que había iniciado. Pasados unos años, su esposo sufrió un accidente en motocicleta que le dejó secuelas grandes y a partir de allí, Ceidy tuvo que responder por las obligaciones del hogar. Esta situación y otras razones más, los hicieron decidir volver a vivir en Turbay, en donde se reencontraron nuevamente con la Fundación ICPROC.

Es así, como Ceidy inicia nuevamente sus estudios, destacándose por la puntualidad, responsabilidad y solidaridad que desde siempre ha mostrado a los demás. De igual forma, se destaca por trabajar en múltiples ocupaciones para conseguir lo necesario, llevar una vida digna y mejorar cada vez que tenga la oportunidad, con la esperanza de un mañana mejor.

 

 

 

Historia de Vida Nubia Cuadros

Este mes destacamos a la alumna NUBIA CUADROS NAVARRO, una mujer de 47 años de edad quien actualmente cursa CLEI 5 y 6, madre de cinco hijos, dos de los cuales murieron a causa una enfermedad congénita, separada, trabaja como aseadora en el albergue San Vicente de Paul de la localidad.

La señora Nubia un día decidió alcanzar su sueño de ser bachiller y hoy lo está realizando. Sus jornadas de trabajo son de 12 horas diarias, cuando sale de su trabajo asiste cumplidamente a las tutorías, el domingo es su único día de descanso y lo dedica a cumplir con el restante de horas de tutoría. Su desempeño académico es satisfactorio y cada día se esfuerza por salir adelante, es un ejemplo a seguir por sus compañeros más jóvenes.

Su meta es continuar sus estudios superiores en enfermería y de esta manera mejorar sus condiciones salariales y de calidad de vida para ella y su hijo de 16 años que aún está con ella. De esta manera queda demostrado que la edad o la situación laboral no son un obstáculo para luchar y alcanzar nuestra metas …solo es querer y querer es poder .

 

1

 

 

Historia de Vida Luz Gelves

Luz Dary Gelvez es una estudiante de Ciclo 5 y 6. Tiene 24 años, nació en Lebrija, la capital piñera de Colombia y ha estado toda su vida en la vereda La Victoria, en la cual recibe las tutorías de clase.

Su padre la retiró de la escuela a sus 11 años de edad, por lo que de niña tuvo que trabajar en su casa cocinando para obreros, trabajos del hogar y agrícolas. Cuando tuvo la edad de 14 años quedó embarazada de su primer hijo y decidió formar un hogar con el que es su esposo y padre de sus dos hijos.

Aunque el apoyo ha sido poco de parte de su esposo, ella conserva su deseo de salir adelante y darle un mejor futuro a sus pequeños.

En el año 2017 Luz Dary a raíz de un consejo del Sacerdote de la vereda decide empezar a estudiar viendo el estudio como una oportunidad de valorarse como mujer y de ser un ejemplo para las mujeres de su comunidad y, especialmente para su hija mayor.

Cuando empieza sus estudios, llegó como sorpresa la noticia de que iba a ser madre por segunda vez, razón que al contrario de hacerla desistir de sus estudios, la motivó a seguir adelante con su bachiller, aún con los retos que esto le generó.

Luz Dary, es una estudiante responsable, dedicada, aplicada con sus deberes académicos, siempre se caracteriza por su alegría sin importar la situación difícil que esté pasando, siempre tiene una sonrisa y palabras positivas para con sus compañeros y Tutor.

Ella vive muy agradecida con la institución, pues hace muchos años existía el SAT en la vereda de La Victoria, pero por falta de estudiantes se había cerrado. Así que desde el 2017 que se dio apertura a este centro nuevamente, Luz Dary ha luchado por mantener el grupo y lograr que esta comunidad tenga oportunidades de estudio y superación.

 

1

 

 

 

Historia de Vida Heidy Mejia

Estudiante de 19 años de edad vive en la vereda Yacaranda, fue llevada por su madre Blanca Emilce Ovallos a Venezuela a la edad de 5 años, allí realizó tanto su primaria como bachillerato.

Sin embargo, por la situación vivida y como no tiene familia en el país vecino no pudo traer los documentos que acreditan dicho título, las necesidades hicieron que junto con su madre volvieran al país, pero ahora en compañía de 5 hermanos menores con edades entre los 13 y 4 años, una hija de 1 año, padrastro y esposo.

La llegada de Heydy fue el 31 de mayo de 2018 venía en estado de embarazo, al poco tiempo el padrastro los abandonó y ahora viven en el puesto de salud de la vereda, el cual les están pidiendo para adecuarlo para la celaduría.

Heydy se caracteriza por ser muy aplicada, inteligente, compañerista, apoya a sus compañeros cuando no entienden. Toda la situación vivida no ha menguado su deseo de querer superarse y sueña con terminar su bachillerato poder estudiar en la Universidad, de esta manera hacerse profesional y poderle dar, tanto a su hija como a sus hermanos y madre, un mejor futuro. 

1

VER GALERÍA

 

Información

Dirección :

Calle 15A # 18-09 Barrio Buenos Aires, San Vicente de Chucuri - Colombia.

Telefonos :

+57 (7) 6254787 - 3112228367

Sitio Web :

www.icproc.org.co 

Ubicación